banner sika home web.gif
redfundamentos.com

ARQUITECTURA Y UNIVERSIDAD. SINERGIAS EN IBEROAMÉRICA

redfundamentos reúne espacios vinculados al mundo de la arquitectura y la universidad en España e Iberoamérica · redfundamentos.com

Publicación asociada a las Escuelas de Arquitectura de España e Iberoamérica · ritafundamentos.com

Buscador de cursos, masters y formación de posgrado en España e Iberoamérica · cursosfundamentos.com

Selección de obras y noticias · blogfundamentos.com

Arquitectos y estudiantes debaten sobre temas académicos y profesionales · forofundamentos.com · PROXIMA APERTURA

Base de datos sobre autores, textos publicados e inéditos y tesis doctorales · archivofundamentos.com · PROXIMA APERTURA

5/20/2021

Casa Cavalcante

5/13/2021

El Parque de la Ciencia

5/6/2021

El Gauchal

4/29/2021

Nave 3

4/22/2021

Espai Santa Eulàlia

4/15/2021

Ca'n Terra

4/8/2021

Casa en el Carrizal

4/1/2021

Rehabilitación Centro Cívico El Mallol

3/25/2021

Casa Tejida

3/18/2021

Ex Fábrica Cultural Pobre Diablo

3/11/2021

Refugio Río Plata

3/4/2021

Universidad Torcuato Di Tella. Edificio Sáenz Valiente

2/25/2021

Casa Alegrana

2/18/2021

Restauración del castillo de la Tossa

2/11/2021

Centro Cultural Comunitario Teotitlán del Valle

2/4/2021

Internado Bella Vista

1/28/2021

La cueva de la mini bestia

1/21/2021

Dos Casas Quimilar

1/14/2021

Dirk y la fábrica de chocolate

1/7/2021

Gimnasio Urbano - Bardales

OBRAS

12/22/2021

Hospital de la Santísima Trinidad de Torrijos

El hospital de la Santísima Trinidad (1525) forma parte del proyecto de Teresa Enríquez para la transformación de la aldea de Torrijos en una de las primeras villas renacentistas españolas. Los hermanos Egas y un joven Alonso de Covarrubias, encuentran aquí las condiciones para transitar desde el Gótico Isabelino a un Renacimiento primerizo. El Hospital, hoy recuperado de la ruina, es pionero en la utilización del claustro como estructura funcional sanitaria, y también en la composición tosca e imperfecta de un Renacimiento arcaico. Construido con métodos populares, todo el esfuerzo se concentró en el claustro de toba calcárea local, que escapa al orden de fábricas ciegas, captando la luz y la ventilación como elementos de una nueva arquitectura humanista.El proyecto sustrae los añadidos, abre timpanizados, recompone faltantes, y recupera niveles de suelos y cubierta. Una estructura nueva revierte la ruina y repone estructuralmente el orden arquitrabado del claustro. El restauro, por analogía, repite el modelo de carpinteros y albañiles locales inexpertos en restauración pero doctos en los mismos métodos constructivos que alumbraron al Hospital hace 500 años, respetando también la misma economía circular original. La obra es construida con morteros de cal y arena y un tablón de construcción sin labrar de 21x7 cm, que aparejado de diferentes formas construye alfarjes, cubiertas, artesas, apeos y escalera. Hoy el hospital está de nuevo en pie, alzado de nuevo bajo las huellas de su memoria, para continuar el curso de la vida.

+ Info

12/14/2021

Pabellón de la Cardencha

¡Emergencia....! Querían una caseta de obra equipada. Junto a una infraestructura existente (aljibes y canales de riego), una sombra para el "investigador solitario". Allí debajo se está fresco, protegido por la cardencha, bajo un manto de glicinias cuyo terrón aporta inercia y compensa los voladizos. Con un tablón se hace todo. Abrazos compensados por unos redondos de acero que estabilizan el conjunto.Tan primitivo y leve como una cabaña, aún tan musculado como una toguna. Se construyó en un mes y costó 24.000 €

+ Info

11/24/2021

Casa 905

Ningún contexto es irrelevante para un nuevo edificio. Y a menudo el propio sitio genera condicionantes, afectando el proyecto en casi cada decisión. No es el caso de esta casa.El sol, la geometría de la parcela (casi cuadrada con un chaflán), un vecino excesivamente cercano a sur, y una torre de viviendas a norte, más propia de un polígono residencial de los sesenta que de este trozo de ciudad jardín donde se ubica el solar. Cuatro inputs mal contados.Los propietarios (una pareja con dos hijos) querían una casa sin mantenimiento, con mucha privacidad y una buena relación con el jardín -más bien un patio- durante todo el año, un estudio bien puesto, y otros pocos requerimientos habituales. Y ganas de vivir en una casa moderna -sin mayúscula-. Y cierto interés por la arquitectura doméstica japonesa contemporánea.Fotografía Adrià GoulaCon estos condicionantes teníamos claro que la historia había que escribirla casi desde cero o, mejor dicho, desde dentro, con el propio edificio. Había que crear un sitio nuevo.La parcela era plana, ligeramente por debajo de la rasante de la calle. Sin árboles.El primer paso fue construir una valla opaca lo más alta posible, de unos dos metros, y situar la casa descentrada hacia el este, colmatando los 120 m2 de ocupación máxima y rellenando todos los límites edificables excepto a oeste, por donde entra solo durante todo el año. Allí es donde el jardín perimetral se hace más ancho (7,6 m), el resto tiene anchuras variables adecuadas a la normativa (3 m a vecinos y entre 5 y 6 a las calles) -la normativa obliga a cosas que no siempre tienen mucho sentido-.A norte plantamos unos árboles de hoja perenne que, con el tiempo, privarán la vista desde la torre de viviendas vecina.La nueva casa se estructura en cuatro capas concéntricas paralelas a los límites del solar, como una cebolla. De exterior a interior: la valla de obra, el patio perimetral y una galería corrida que rodea el cuerpo central, una caja de obra vista de bloque de hormigón de dos plantas.En fases iniciales del proyecto, cuando la casa era más grande, la galería perimetral era un espacio intermedio, bioclimatizado, con usos complementarios, y todas las piezas principales se alojaban en el núcleo de la vivienda. Posteriormente, por adecuación presupuestaria, se redujo la superficie y en el cuerpo central solo quedaron las habitaciones, los baños y la escalera. Las zonas comunes pasaron a la galería.Fotogafía: Adrià GoulaEn la galería pasa casi todo. Es una veranda, con ciertas resonancias a la casa de Orinda de Charles Moore, que propone relaciones intensas y variables (estacionalmente) con el patio; en verano, mediante los grandes paramentos correderos se convierte en un porche; en invierno, grandes ventanales en las esquinas ofrecen vistas enmarcadas al jardín y captan radiación solar a poniente. Contrariamente a lo habitual, en esta casa los cristales son fijos y los portones móviles son opacos, una condición que transforma la fachada y la galería constantemente, en función de qué está abierto y qué cerrado.Fotogafía: Adrià GoulaComo en la capilla de Santa María dos Anjos de Lina Bo Bardi, la veranda, de cubierta inclinada, se construye con sistemas ligeros y en seco: estructura de madera (pilares, vigas y techo) y cerramientos de vidrio, aluminio, madera y chapa galvanizada ondulada. En contraposición con la ligereza de la galería el núcleo central es masivo y compacto, con más inercia térmica. Los muros de bloque y los forjados se dejan vistos en la galería y se pintan de blanco en las habitaciones.En invierno, la veranda abriga y calienta todo el cuerpo central (baños y habitación), que no tiene sistema de climatización propio (en planta baja); el pavimento de hormigón, con mucha inercia, aparte de recibir puntualmente la radiación solar directa, se calienta vía suelo radiante, al igual que las habitaciones del primer piso; la generación es por bomba de calor aerotérmica.En verano, cuando las correderas están cerradas, las ventanas se protegen del sol con el vuelo de la cubierta y con unas cortinas reflectantes exteriores. A su vez, la inclinación del techo favorece, por estratificación, un sistema de ventilación pasivo que evacúa el aire caliente mediante cuatro conductos ocultos en las fachadas qué funcionan cómo pequeñas chimeneas solares, favoreciendo la renovación natural y facilitando el refrescamiento de la veranda.Diez años más tarde de la primera reunión con los clientes, y con una larga e intensa historia entremedio, se completó la casa 905. El largo tiempo fue otra herramienta determinante en el proceso del proyecto.La arquitectura, a veces, saca partido de (su) lentitud.

+ Info

10/20/2021

O Banco do Piñeiro

La estrategia de este proyecto es generar caminos en un entorno donde se unen valores patrimoniales diversos -históricos, paisajísticos, botánicos-. La intención principal es construir un camino hasta un punto desde el que puedan surgir otros caminos espontáneos, construir lo mínimo para lograr generar el mayor interés y “provocar percepciones distintas y así entender todas las dimensiones de este lugar, visuales, acústicas, olfativas, etc.”.Ese punto final del camino e inicio de otros se marca con un banco de piedra cúbico y una barandilla metálica de protección para los visitantes en sillas de ruedas.El primer elemento propuesto por el autor fue la utilización únicamente de materiales de reciclaje, básicamente losas y adoquines levantados y rechazados en otras ciudades y acopiados en un almacén próximo, que aprovecharon para realizar todos los pavimentos del proyecto.En un lugar de tanto valor patrimonial, pero en un entorno natural de topografía irregular, plantearon un camino acompañado de una barandilla para ayudar al movimiento de las personas con alguna minusvalía de modo que este entorno de importancia identitaria pudiera ser participado por todos los vecinos independientemente de su movilidad.“¿Que din os rumurosos?” es la frase que está grabada en la baranda de apoyo para los minusválidos y que marca el final del camino. Está basada en el poema de Eduardo Pondal “Os Pinos” y origen del himno gallego. La frase completa: ¿Que din os rumurosos na costa verdecente?, que quiere decir: ¿Qué dice el pueblo gallego?

+ Info

10/14/2021

Recuperación de la torre de Merola

Al sur del municipio de Puig-reig, se elevan los restos del castillo de Merola, datados a finales del siglo XIII y catalogados como BCIN (Bien Cultural de Interés Nacional). Según las evidencias y debido a los terremotos ocurridos en Cataluña en el siglo XV, solo queda de pie una de las dos caras de la torre de defensa, originalmente de planta rectangular de 5 m x 3,8 m y con una altura de 14,8 m. El desprendimiento de una parte de su coronación en 2016 pone en alerta al Ayuntamiento de Puig-reig. El alto riesgo de derribo, con la consecuente pérdida del monumento, hace necesaria una intervención que garantice la preservación de los restos y que recupere la edificación para el pueblo impulsando una nueva atracción para posibles visitantes.Para conseguir los objetivos se plantean dos líneas básicas de actuación: por un lado, la consolidación de los restos que han pervivido y, por otro, el refuerzo de la estructura medieval. Este refuerzo se configura a través de una estructura de madera con 18 perfiles de sección cuadrada de 14cm que resiguen el perímetro del muro de piedra y que, a modo de andamio, permite estabilizar estructuralmente el lienzo existente, recuperar la volumetría original y restablecer su función como punto de observación y defensa del territorio.La nueva estructura resuelve los condicionantes funcionales de refuerzo y establece una relación de diálogo con el muro de piedra preexistente, evidenciando la nueva intervención respecto a la original. Se recupera la cimentación desaparecida con hormigón de cal y se atan las dos estructuras mediante unos perfiles de madera anclados al lienzo de piedra en 14 puntos.La inserción de una escalera interior permite acceder a los 3 niveles originales de circulación al mismo tiempo que facilita el futuro mantenimiento del monumento. El ascenso hasta el nivel superior de la torre recupera un punto de vista que había sido inaccesible desde el siglo XV.

+ Info

10/4/2021

Apiario urbano

En julio del 2020, finaliza la construcción del apiario urbano de la Universidad del Rosario en pleno centro geográfico de Bogotá; un pequeño edificio, donde se albergarían más de medio millón de abejas.El diseño se basó en cuadrados de distintos tamaños que se complementan en planta y sección, marcando las esquinas de una estructura eficiente. El edificio se resuelve con dos materiales: por un lado, la guadua conforma la estructura, como un bosque de columnas, que no siempre tocan el suelo, pero dan orden al edificio y acentúan su potente verticalidad. Por otro lado, el metal conforma el cerramiento y permite cierta permeabilidad entre el edificio y su contexto, a través de los umbrales, circulaciones de distintas dimensiones e intersticios que las columnas van creando."Para este inusual encargo, atendimos las inquietudes de los investigadores de la Facultad de Ciencias de la universidad, pues el programa requería dos espacios muy diferenciados entre sí. En el primer piso se sitúa el lugar de trabajo: una caja translúcida metálica que impide el ingreso de las abejas y forma una base sólida en el bosque de guadua. Ésta contrasta con el nivel superior, reservado a las colmenas: un recinto liviano, igualmente metálico y translúcido, que se abre al cielo e i nvita a las abejas a salir en busca de más jardines urbanos. De esta manera, el edificio es para abejas y humanos por igual, con la paradoja de que las abejas están dentro -pero en un espacio que se abre al cielo- y los humanos fuera -pero protegidos entre un bosque esbelto y escultórico-."

+ Info

Recomendados

banner.jpgMucho cuento.jpgbanner-microd.jpgRECOMENDADOS COLECCIÓN.jpg

Colaboran

casamerica-logo.pngLogo-CEDODAL.jpgAnuncio Cooperacion_nue.png

Reconocimientos

premiocoam-14.jpgmencion-ixbiau-2.pngfinalista-fad2014-3.pngreviewbox-site-2021-es.png
redfundamentos.com © 2022 Todos los derechos reservados · Aviso legal y Política de Privacidad
ediciones redfundamentos